AL VOLAR LOS MURCIÈLAGOS SUPRIMEN SONIDOS DISTRACTORES

La mayoría de los murciélagos (hay unas 200 especies) utilizan los ecos de los sonidos que producen para localizar objetos en su camino. Emplean una especie de ‘radar’, la ecolocalización, que les permite volar en la oscuridad e identificar obstáculos o presas por el sonido que rebota en ellos y que tiene diferentes características.

Ahora se ha comprobado que al navegar entre árboles o plantas (alcanzan velocidades de hasta 60 kilómetros por hora) los ecos de algunas hojas se convierten en potenciales distractores para ellos cuando van en la búsqueda de insectos, los cuales suprimen, sin embargo en otras situaciones aprovechan los sonidos que reflectan ciertas hojas que los guían hacia las flores con néctar y polen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *