AICA SINTESIS:ARZOBISPADO DE BUENOS AIRES-BEATIFICACION DEL CURA BROCHERO

 

Servicio de noticias de la Iglesia en la Argentina Sabado 20 Abr, 2013

S U M A R I O

NOTICIAS DESTACADAS
NOTICIAS DESTACADAS

Mensajes por la beatificación del Cura Brochero, al cierre del plenario episcopal
Pilar (Buenos Aires), 20 Abr 2013 (AICA): La Conferencia Episcopal Argentina, que preside monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, cerró hoy la 105ª Asamblea Plenaria con la difusión de mensajes al pueblo de Dios y los sacerdotes por la beatificación de José Gabriel del Rosario Brochero, o simplemente el Cura Brochero, prevista para el 14 de septiembre en la localidad cordobesa que lleva su nombre.

El centenar de obispos reunidos en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, de Pilar señalan como “una gracia”, “un regalo de la providencia” y un momento de “alegría” en el marco del Año de la Fe la próxima beatificación del Cura Brochero, a quien -con palabras del papa Francisco- describen como “un verdadero pastor con olor a oveja”.

Asimismo, destacan su “gran espíritu de sacrificio y extraordinaria caridad pastoral y social” desarrollada en Traslasierra, donde “sirvió a la gente más pobre del campo, compartió su vida y promovió en ella la elevación humana y religiosa, especialmente a través de los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola”.

Tras asegurar que el Cura Brochero “no fue un cristiano triste”, sino que “sabía de la alegría que da Jesús y la quería contagiar”, consideran que “esta beatificación es una nueva llamada de Dios para responder a la vocación a la santidad que todos recibimos en el bautismo”.

“Queridos hermanos, los tiempos nos urgen, para que siguiendo el ejemplo de los santos, experimentemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar”, subrayaron.

En otro mensaje, alientan a los sacerdotes a imitar la figura “evangélica y sacerdotal” del Cura Brochero y sostienen en identificarlo como “un don de Dios que nos interpela”, “un maestro de vida para los sacerdotes”, “un párroco santo entre su gente” que “amó a los pobres con el corazón de Cristo”.

Por último, el Episcopado ruega al beato Cura Brochero que interceda por obispos y sacerdotes para que los acompañe en el “peregrinar en la fe”, dan gracias a Dios y piden dejarse evangelizar “por este hermano mayor, uno de nuestra tierra, que honra a la Iglesia de Dios en Argentina”.+

Textos completos de los documentos

Mensaje de los obispos al santo pueblo de Dios
con ocasión de la Beatificación del Cura Brochero

Queridos hermanos y hermanas:
Estamos viviendo tiempos muy especiales como Iglesia y como argentinos. El próximo 14 de septiembre, y en el marco del Año de la fe, viviremos la alegría de la beatificación del Padre Brochero. Además, tuvimos la gracia de la beatificación de la Hna. María Crescencia Pérez, religiosa argentina, y el gozo de que un hermano nuestro fuera elegido por Dios como Obispo de Roma y Pastor Universal.

José Gabriel del Rosario Brochero, un «Pastor según el corazón de Dios…quien fue… ungido para ungir al pueblo fiel, un verdadero Pastor con olor a oveja1, al decir del Papa Francisco, nació en Santa Rosa de Río Primero en 1840. Se formó en el Seminario de Córdoba y en 1869 fue destinado como cura párroco a Traslasierra. Desde las Altas Cumbres, divisando el valle, vio que estaba todo por hacer. Pastor dotado de gran espíritu de sacrificio y extraordinaria caridad pastoral y social, sirvió a la gente más pobre del campo, compartió su vida y promovió en ella la elevación humana y religiosa, especialmente a través de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola2.

La devoción del cura Brochero a la Virgen María, con el profundo y cálido título de “Mi Purísima”, nos abre a su amor hondo y concreto, muy atento a las necesidades de cada persona. Como la Virgen en las Bodas de Caná3, también Brochero supo decir a Jesús: “no tienen agua”, “no tienen educación”, “no tienen caminos”, “no tienen medios acordes para encontrarse como hermanos y comercializar sus productos…”. Y él hizo lo que Jesús dijo: ayudó a todos sus contemporáneos a escuchar esa misma voz que abre las cataratas del amor de Dios y que se vuelca en el amor concreto al hermano: abrió escuelas, fue pionero en abrir un colegio para niñas, proyectó el ferrocarril, y entre todos hicieron caminos, acequias, diques, telégrafos, y la misma Casa de Ejercicios. Durante su breve período en la ciudad de Córdoba, nombrado capellán de la cárcel, veló con amor de padre por las necesidades físicas y espirituales de sus hermanos privados de libertad.

Él no fue un cristiano triste. Sabía de la alegría que da Jesús y la quería contagiar. Por eso al visitar a la gente en sus casas, les decía: “Aquí vengo a darles música”. La música de saberse amados por Dios. Hoy la alegría del cielo que nos transmite la beatificación del Padre Brochero, le permite multiplicar sus brazos, sus pies, su corazón, a través de cada uno de nosotros, y nos invita a ser discípulos misioneros de Jesucristo: “Si en mi corazón no llevo la caridad, ni a cristiano llego”, decía él.

Brochero nos anima, como bautizados, a salir a las fronteras, “de tal manera que la unción llegue a todos, también a las «periferias», allí donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora”4. A ir hacia los que no conocen el amor de Dios porque no se les ha anunciado o porque la cruda realidad que les toca vivir les habla de que Dios pareciera estar ausente de sus vidas. Nos invita a compartir con ellos que Dios los ama.

Por eso, los obispos argentinos expresamos nuestro gozo y gratitud por el don de la vida sacerdotal del Padre Brochero, modelo e intercesor, que reconocemos como una gracia singular para la Iglesia en nuestra Patria. En una carta a su condiscípulo y amigo obispo Yaniz, estando enfermo y con sus fuerzas físicas desgastadas, le decía: “Es un grandísimo favor el que me hecho Dios Nuestro Señor en desocuparme por completo de la vida activa y dejarme la ocupación de buscar mi fin, y de orar por los hombres pasados, por los presentes y por los que han de venir hasta el fin del mundo”5. ¡Cómo no acudir a él con confianza!
Esta beatificación es una nueva llamada de Dios para responder a la vocación a la santidad que todos recibimos en el bautismo. El beato Juan Pablo II, al comienzo del nuevo milenio, expresó: ”Preguntar quieres recibir el bautismo es lo mismo que preguntar si quieres ser santo”6. Y el Papa Benedicto XVI nos recordaba que “Los santos no son representantes del pasado sino que constituyen el presente y el futuro de la Iglesia y de la sociedad. Son como las caras de un prisma, sobre las cuales con matices distintos, se refleja la única luz que es Cristo” 7.

Queridos hermanos, los tiempos nos urgen, para que siguiendo el ejemplo de los santos, experimentemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar8.

Los Obispos de La Argentina
105º Asamblea plenaria de la CEA
Pilar, 20 de abril de 2013.

Volver al Sumario

•••

Los obispos rezaron en Luján por las intenciones del papa Francisco
Luján (Buenos Aires), 20 Abr 2013 (AICA): El plenario de obispos rezó este viernes por las intenciones del papa Francisco en la basílica de Nuestra Señora de Luján, donde el cardenal Estanislao Esteban Karlic, arzobispo emérito de Paraná, destacó que tanto el pontífice argentino como el papa emérito Benedicto XVI son «apasionados de la verdad» y humildes servidores de Dios.

«Venimos a agradecer, más aún, a Jesucristo, nuestro Salvador, que nos ha regalado a María y ahora nos regala a Francisco, como extendiendo otra vez el don de sí mismo, porque por el Papa se extenderá la redención», subrayó.

«Queremos agradecer el amor que nos antecede, el de Dios y el de María, que es la primera que había recibido al Señor para interceder por nosotros, para que acogiendo la participación en el amor por el ministerio del Papa Francisco, continuemos en el tiempo la historia de la vida nueva y de la caridad. Debemos ser agradecidos, porque el amor empieza en Dios», agregó.

La misa en el santuario mariano fue presidida por el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, y concelebrada por un centenar de obispos, que se trasladaron en micros desde Pilar, donde hasta mañana sesiona la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina.

El cardenal Karlic sostuvo que «pedimos a la Virgen que acompañe a nuestro pueblo en el seguimiento de Francisco en este camino de la nueva vida de la fe, la esperanza y la caridad».

Los obispos, que sesionan en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, de Pilar, decidieron este gesto de ir al santuario de la Virgen después de recibir una carta del pontífice.

En esa misiva, el Papa alienta a sus «hermanos» en la tarea misionera y les agradece «todo lo que hacen y por todo lo que van a hacer».

«Que el Señor nos libre de maquillar nuestro Episcopado con los oropeles de la mundanidad, del dinero y del clericalismo de mercado», subraya.

Francisco recuerda, además, que «la Virgen nos enseñará el camino de la humildad y ese trabajo silencioso y valiente que lleva adelante el celo apostólico».

Los obispos respondieron esa carta del Papa con otra, cuyo contenido no fue difundido.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *