AICA – Especial Jueves Santo

Agencia Informativa Católica Argentina

SERVICIO DE NOTICIAS
Jueves, 5 Abr 2012
S U M A R I O

Destacada
Buenos Aires: El Card. Bergoglio instó al clero a permanecer en la unción
Santa Fe: Leyes que garanticen la dignidad de la vida y el valor de la familia
Buenos Aires: Celebración del Triduo Pascual en la Argentina
Buenos Aires: Triduo pascual en la catedral de Buenos Aires
Buenos Aires: El Viernes Santo se realiza la colecta para Tierra Santa
Buenos Aires: El Card. Bergoglio pide no ignorar a los “débiles” de la Ciudad

AICA – BAIRES Destacada – Jueves, 5 Abr 2012

El Card. Bergoglio instó al clero a permanecer en la unción

Buenos Aires, ABR 05 (AICA):
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, recordó hoy a los sacerdotes del clero porteño que “la unción que recibieron de Él permanece en ustedes”, al instarlos a “permanecer en esa unción, que nos enseña interiormente cómo permanecer en la amistad con Jesús”.

“Permanecer en la unción no significa poner cara de estampita ni mantener una postura estática; significa ‘andar’ y el andar del que habla Juan (periepatesen) es el de todos los paralíticos curados del evangelio, que se levantaban de un salto y andaban con su camilla a cuestas y seguían al Señor; es el andar de Pedro hacia Jesús, caminando sobre las aguas, símbolo del hombre que camina en la fe, que ‘abandona toda seguridad y avanza al encuentro de lo que sólo se alcanza por la gracia’. Así es: para permanecer en la unción hay que caminar, hay que salir y andar como Cristo anduvo”, explicó.

Al presidir la Misa Crismal en la catedral metropolitana, donde bendijo los santos óleos y renovó las promesas sacerdotales del clero local, el purpurado porteño sostuvo que “permanecer en la unción es pasar haciendo el bien; un bien que no es una posesión constatable sino que se difunde como el perfume de nardo puro con el que María ungió al Señor”, e indicó que “esto es lo que irritó a Judas, que había perdido la unción y ya no podía gozar de la fragancia que perfumaba toda la casa”.

“La intangibilidad de la unción del Espíritu suele reemplazarse, cuando se la pierde, con la tangibilidad contante y sonante del dinero. Pensemos en la autoreferencialidad contable de tantas personas e instituciones de Iglesia. ¿Qué tal su permanencia en la unción? Cuando, en el desierto, el pueblo se cansó de la unción, se fabricó un becerro de oro”, advirtió.

El cardenal Bergoglio sostuvo que “la permanencia en la unción se define en el caminar y en el hacer. Un hacer que no sólo son hechos sino un estilo que busca y desea poder participar del estilo de Jesús”, y alentó a participar de esa unción mediante el “remedio de la caridad” y a través del “oficio de consolar a los amigos”.

Tras aclarar que “es precisamente en el modo de anunciar y de defender la verdad donde mejor podemos contemplar el estilo del Ungido y su modo de proceder”, dijo que «la imagen más linda, quizá, de esta unción para enseñar es la del Peregrino de Emaús».

«Ellos le hablan y le hablan y Él los escucha pacientemente mientras los va haciendo sentir y gustar internamente lo bueno que es andar en su compañía, de modo tal que cuando hace ademán de seguir de largo sienten que no quieren que se vaya y les nace invitarlo a pasar. Entonces ‘se le abren los ojos’ y lo reconocen al partir el pan. ¡La unción con que el Señor partía el pan y se lo daba! Es la unción al celebrar la Eucaristía que quedó grabada en la memoria de la Iglesia y de la cual cada uno de nosotros, sacerdotes, participamos. En la fórmula común de la Iglesia cada uno pone lo más especial de su corazón al consagrar, y suele ser gracia participada de algún otro sacerdote que le hizo sentir la unción del Señor. Permanecer en la unción, permanecer en la escucha de la Palabra como quien comparte el pan», graficó.
Y agregó: «El Ungido a quien seguimos no se impone con arranques prepotentes ni maltrato a los fieles. El que es la Palabra unge penetrando mansamente en el interior del que tiene buena voluntad y blindando el corazón para que ninguna palabra pueda ser mal usada por el enemigo”.

“Hoy, quizá más que nunca, necesitamos esta gracia de la unción de la Palabra. Necesitamos escuchar palabras ungidas que nos permitan interiorizar la verdad de manera tal que no tengamos temor a perder libertad por obedecer palabras del Señor o de la Iglesia: la palabra ungida nos enseña desde adentro. Necesitamos también escuchar palabras ungidas que nos tornen alérgicos a toda mala palabra, esas que dejan mal gusto en la boca y agrian el corazón”, indicó.

Y reiteró que “nuestro pueblo fiel necesita que le prediquemos palabras ungidas, que le lleguen al corazón y se lo hagan arder como las palabras del Señor hicieron arder el corazón de los discípulos de Emaús, palabras ungidas que le defiendan el corazón para que no lo penetre tanta mala palabra, tanto chisme y chabacanería, tanta mentira y tanta palabra interesada. Estos modos de hablar, que hoy se escuchan por todos lados y todo el tiempo son los que atacan y muchas veces hacen perder la unción”.

El cardenal Bergoglio exhortó a los sacerdotes que “ungidos en el Ungido miremos hoy a nuestra Madre y pidámosle que cuide la unción en nuestro corazón. Y que la cuide también en nuestra mirada y en nuestras manos. Que con ese modo suyo de proceder, tan de su Hijo, modo de proceder que ella primero le inculcó y luego, como discípula, aprendió de Él, nos hable la verdad y lo haga –como buena macabea- en aquel lenguaje materno que nos lleva irresistiblemente a permanecer en Jesús”.

“Que su bondad nos ayude a comprender que la unción no se manifiesta en una pose hierática y artificiosa en nuestro modo de ser, sino en el andar como Él anduvo; nos ayude a guardar la palabra con unción y con unción miremos y trabajemos. Y de manera especial le pedimos que no salga de nuestra boca palabra que no sea edificante sino que, guardando y rumiando las cosas de su Hijo en nuestro corazón, nos broten palabras que alegren al santo pueblo fiel de Dios, según los pasos del Ungido que vino para anunciarle la Buena Nueva”, concluyó.+

Volver al sumario

===================================================================

Leyes que garanticen la dignidad de la vida y el valor de la familia

Santa Fe, ABR 04 (AICA):
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, recordó que “la Pascua es un don que Dios nos entrega en Jesucristo, pero que necesita del sí de nuestra libertad para hacerse realidad en nuestras vidas. Por ello, la vivencia plena de la Pascua nace de un encuentro vivo con Jesucristo que da: ‘un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva’”.

“Nuestro país vive momentos de importancia política que hace a su vida y cultura como nación. Son momentos de trascendencia histórica que debemos asumir con responsabilidad por su significado actual y futuro. Me refiero a la propuesta de reforma del Código Civil, como marco básico que regula la vida del hombre y sus relaciones en la sociedad. Este tema nos compromete a todos”, subrayó en su mensaje de Pascua.

El prelado advirtió que “no podemos, por ello, permanecer indiferentes ni ser espectadores de decisiones que nos involucran y requieren de una amplia participación federal y reflexión. No caben urgencias en temas de tanta trascendencia. El Código Civil por su carácter estable y modélico, al definir las obligaciones y derechos de las personas e instituciones no es algo neutro, sino que a través de él se expresan doctrinas y corrientes de pensamiento”.

Por ello, explicó que “junto a las necesarias actualizaciones que la reforma busca realizar, el nuevo Código debe tener en cuenta la riqueza de tradiciones e instituciones jurídicas, como principios y valores que hacen a nuestra vida e identidad. Es conocida, al respecto, la opinión de academias, colegios y universidades que han manifestado su preocupación y deseos de participar”.

El arzobispo santafesino precisó que “hay opciones que definen y orientan la vida de la comunidad. Entre ellas marcaría, en primer lugar, la necesidad del reconocimiento del comienzo de la vida humana desde la concepción y su necesaria garantía jurídica, sin distinción si el embrión está implantado o permanece fuera del vientre materno. Debilitar desde el Código este principio liminar es disminuir la base jurídica de un sistema y orientar, por su misma autoridad, el alcance de futuras leyes sobre la entidad de los embriones conservados”.

“En segundo lugar, la valoración de la familia fundada sobre el matrimonio, como relación estable del hombre y la mujer y ámbito primero en la educación de los niños. La familia es un bien con profundas raíces en el pueblo argentino y a lo largo de todo el país. Ella es una institución que por su riqueza e historia es garantía para la sociedad. Es más, diría que es profética la sociedad que hoy apuesta por la familia”, agregó.

Monseñor Arancedo consideró que “adquieren un lugar destacado y de grave responsabilidad jurídica los derechos del niño, sea respecto a su vida e identidad, como al conocimiento de sus derechos de filiación, paternidad y maternidad. Se privilegian en estos temas los deseos o voluntad de los adultos, descuidando los derechos esenciales del niño. Cuando se parte, en cambio, del valor único e irrepetible de la vida concebida, el adulto tiene más obligaciones que derechos. En este sentido, no todo lo que es técnicamente posible en el manejo de la vida es necesariamente ético y respeta su dignidad. Saber poner límites es, también, un acto de sabiduría política y ejemplaridad jurídica”.

Por último, monseñor Arancedo pidió “al Señor en esta Pascua que sepamos encontrar, como argentinos, caminos de reflexión que nos ayuden a dar a nuestra Patria leyes que garanticen la dignidad de la vida humana, el valor de la familia y la protección de todos los derechos del niño”.

Texto completo del mensaje
Cada año la celebración de la Pascua renueva nuestra fe en la presencia de Jesucristo, que con su triunfo nos abre el camino a una Vida Plena. Pascua significa que la última palabra no la tiene el mal sino el bien; desde ella tenemos la certeza de que el amor, la verdad y la paz no son una utopía sin raíces, sino una realidad que se convierte en el fundamento de nuestra esperanza y devuelve al hombre su dignidad y grandeza. La Pascua es un don que Dios nos entrega en Jesucristo, pero que necesita del sí de nuestra libertad para hacerse realidad en nuestras vidas. Por ello, la vivencia plena de la Pascua nace de un encuentro vivo con Jesucristo que da: “un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Benedicto XVI).

Nuestro país vive momentos de importancia política que hace a su vida y cultura como nación. Son momentos de trascendencia histórica que debemos asumir con responsabilidad por su significado actual y futuro. Me refiero a la propuesta de reforma del Código Civil, como marco básico que regula la vida del hombre y sus relaciones en la sociedad. Este tema nos compromete a todos. No podemos, por ello, permanecer indiferentes ni ser espectadores de decisiones que nos involucran y requieren de una amplia participación federal y reflexión. No caben urgencias en temas de tanta trascendencia. El Código Civil por su carácter estable y modélico, al definir las obligaciones y derechos de las personas e instituciones no es algo neutro, sino que a través de él se expresan doctrinas y corrientes de pensamiento. Por ello, junto a las necesarias actualizaciones que la reforma busca realizar, el Nuevo Código debe tener en cuenta la riqueza de tradiciones e instituciones jurídicas, como principios y valores que hacen a nuestra vida e identidad. Es conocida, al respecto, la opinión de Academias, Colegios y Universidades que han manifestado su preocupación y deseos de participar.

Hay opciones que definen y orientan la vida de la comunidad. Entre ellas marcaría, en primer lugar, la necesidad del reconocimiento del comienzo de la vida humana desde la concepción y su necesaria garantía jurídica, sin distinción si el embrión está implantado o permanece fuera del vientre materno. Debilitar desde el Código este principio liminar es disminuir la base jurídica de un sistema y orientar, por su misma autoridad, el alcance de futuras leyes sobre la entidad de los embriones conservados. En segundo lugar, la valoración de la familia fundada sobre el matrimonio, como relación estable del hombre y la mujer y ámbito primero en la educación de los niños. La familia es un bien con profundas raíces en el pueblo argentino y a lo largo de todo el país. Ella es una institución que por su riqueza e historia es garantía para la sociedad. Es más, diría que es profética la sociedad que hoy apuesta por la familia. Finalmente, adquieren un lugar destacado y de grave responsabilidad jurídica los derechos del niño, sea respecto a su vida e identidad, como al conocimiento de sus derechos de filiación, paternidad y maternidad. Se privilegian en estos temas los deseos o voluntad de los adultos, descuidando los derechos esenciales del niño. Cuando se parte, en cambio, del valor único e irrepetible de la vida concebida, el adulto tiene más obligaciones que derechos. En este sentido, no todo lo que es técnicamente posible en el manejo de la vida es necesariamente ético y respeta su dignidad. Saber poner límites es, también, un acto de sabiduría política y ejemplaridad jurídica.

Pido al Señor en esta Pascua que sepamos encontrar, como argentinos, caminos de reflexión que nos ayuden a dar a nuestra Patria leyes que garanticen la dignidad de la vida humana, el valor de la familia y la protección de todos los derechos del niño.+

Volver al sumario

===================================================================

Celebración del Triduo Pascual en la Argentina

Buenos Aires, ABR 04 (AICA):
Los cristianos del todo el mundo participarán de las celebraciones principales del triduo pascual, la etapa más solemne de la Semana Mayor de los Cristianos y en él se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

El Jueves Santo se celebra la misa de la Cena del Señor, con el recuerdo de la institución de la Eucaristía y de la institución del sacerdocio, y se realiza el gesto del lavatorio de los pies.

El Viernes Santo los cristianos reviven la Pasión y Muerte de Jesús. Ese día no hay misa sino que se medita la Pasión del Señor, con celebración de la Palabra y Comunión y la adoración de la Santa Cruz. Es uno de los dos días del año en el que se observa el ayuno y la abstinencia.

El sábado Santo no hay ningún oficio ni culto público. La celebración se realiza por la noche por lo que se la llama “Vigilia Pascual. A partir de ese momento, los cristianos vivirán la alegría de la Resurrección de Cristo, que se prolongará a lo largo de cincuenta días.

La Semana Santa y el triduo pascual culminan el domingo de Pascua y ese día se celebran las misas de Pascua de Resurrección. La Resurrección de Jesús constituye el fundamento sobre el cual se asienta y gira toda la vida del cristianismo, por eso es la fiesta máxima de la cristiandad.

En la Argentina, algunas de las principales celebraciones en algunas arquidiócesis y diócesis son:

Corrientes
El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik, presidirá las siguientes celebraciones: Jueves Santo (celebración de la Cena del Señor a las 20), Viernes Santo (a las 15, celebración de la Pasión del Señor); Sábado Santo (Vigilia Pascual a las 22). Todas en la catedral. El domingo de Pascua habrá misa a las 20. A las 21 habrá un concierto pascual en el que se presentará el coro «Voces del Alma» y el ensamble Musical de la dirección de Cultura Municipal.

Córdoba
Las celebraciones del Triduo Pascual en Córdoba comenzarán el Jueves Santo, a las 9, con la misa crismal en la iglesia Santa Catalina de Siena. A las 19, en la catedral Nuestra Señora de la Asunción (Independencia 64, Córdoba) se llevará a cabo la misa de la Cena del Señor y luego habrá Adoración al Santísimo. A las 21.30 tendrá lugar una manifestación de fe por las calles del centro de la ciudad de Córdoba, que partirá desde la parroquia María Auxiliadora (Colón y Rodríguez Peña) hasta la plaza Vélez Sársfield. El Viernes Santo, a las 10.30, se llevará a cabo una celebración ecuménica en la iglesia Metodista (Lima 171). A las 18.30 comenzará el Vía Crucis desde el Buen Pastor hasta la catedral, donde, a las 19, el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, presidirá la celebración de la Pasión. El Sábado Santo, a las 20, comenzará la Vigilia Pascual. El Domingo de Pascua, a las 8, se emitirá la misa radial en la parroquia Resurrección del Señor y Nuestra Señora de Pompeya; y a las 10.30, se celebrará la misa de Pascua en la catedral.

Rosario
La arquidiócesis de Rosario comenzará las celebraciones del triduo pascual con la santa misa crismal, a las 9, que será presidida por el arzobispo de Rosario, monseñor José Luis Mollaghan. A las 19 el prelado celebrará la misa vespertina de la Cena del Señor y, a las 21.30, se llevará a cabo la visita a las 7 iglesias. El Viernes Santo, monseñor Mollaghan presidirá la celebración litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor. A las 20.30, tendrá lugar el Vía Crucis Viviente Arquidiocesano que se realizará en el Patio Cívico del Monumento Nacional a la Bandera. La Vigilia Pascual del Sábado Santo se llevará a cabo a las 22 con una misa de Resurrección. El Domingo de Pascua se celebrarán misas a las 9, 10.30, 12, 18 y 20.45. Monseñor Mollaghan presidirá, a las 19.30, la misa concelebrada en la que dará la bendición apostólica.

Salta
En la catedral del Señor y la Virgen del Milagro, el arzobispo, monseñor Mario Antonio Cargnello, presidirá, el jueves a las 19, la misa de la Cena del Señor; el Viernes a las 15 habrá celebración de la Pasión del Señor y a las 20 el Vía Crucis con la imagen peregrina del Señor del Milagro por la plaza Nueve de Julio; el sábado a las 22 se celebrará la Vigilia Pascual; y el domingo habrá misas de 8 a 12 cada hora, a las 19, y a las 20.30, esta última presidida por el arzobispo en la que se impartirá la bendición papal y se podrá ganar la indulgencia plenaria. Informes: teléfono (0387) 4318206, correo electrónico santuario@catedralsalta.org y página www.catedralsalta.org.

Mendoza
La arquidiócesis de Mendoza tendrá sus celebraciones del Triduo Pascual en la catedral Nuestra Señora de Loreto, que serán presididas por el arzobispo, monseñor José María Arancibia. La misa del Jueves Santo, en la que se celebra la Cena del Señor y se realiza el lavatorio de los pies, se oficiará a las 20, y estará presidida por monseñor Sergio Buenanueva. A la misa hora, monseñor Arancibia presidirá la misa en el Hospital Central de Mendoza. El Viernes Santo, el pastor mendocino asistirá al Calvario, en Carrodilla, a las 10, mientras que a las 18 presidirá la celebración de la Pasión del Señor. A las 21, el prelado también guiará el Vía Crucis por las calles de la ciudad que comenzará en la parroquia Inmaculado Corazón de María. El Sábado Santo, a las 20, comenzará la Vigilia Pascual. El Domingo de Pascua, se celebrarán las misas a las 10.30 y 20.

Santa Fe
El arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor José María Arancedo, presidirá las celebraciones de la Semana Santa en la catedral metropolitana. El Jueves Santo, a las 19, el prelado celebrará la misa de la Cena del Señor y se realizará el lavatorio de los pies. Habrá adoración eucarística hasta las 24. El Viernes Santo, de 10.30 a 12, se oficiarán lecturas y laudes. Adoración de la Santa Cruz con la Vera Cruz de Santa Fe. A las 20 comenzará el Vía Crucis por el casco histórico pasando por Jesuitas, San Francisco y Santo Domingo. El Sábado Santo, a las 21, comenzará la solemne Vigilia Pascual. El Domingo de Pascua, se celebrarán misas a las 10.30, 12 y 20, esta última será presidida por el arzobispo.

San Juan
El Jueves Santo, a las 21, la arquidiócesis de San Juan celebrará una misa conmemorando el lavatorio de los pies y la Cena del Señor. El Viernes Santo, a las 15, se hará un Vía Crucis para Niños y, a las 18, uno para todos los fieles, ambos en la Plaza 25 de Mayo. El Sábado Santo, a las 21, tendrá lugar la solemne vigilia pascual. El Domingo de Pascua se celebrarán misas de Pascua a las 8, 11 y 20.30.

Catamarca
La celebración de la Semana Santa en la catedral Nuestra Señora del Valle, de Catamarca, comenzará el Jueves Santo (misa de la Cena del Señor a las 20), Viernes Santo (Pasión del Señor a las 15 y Vía Crucis viviente en el Paseo de la Fe a las 20), Sábado Santo (Vigilia Pascual a las 22) y domingo de Pascua (misas a las 7, 8, 9, 10, 11, 19 y 21). Informes: (03833) 427779 y catedral@cedeconet.com.ar.

Formosa
La catedral de Formosa será el centro de las celebraciones pascuales de la diócesis. El Jueves Santo, a las 20, se celebrará la misa de la Cena del Señor. El Viernes Santo, a las 10 habrá un Vía Crucis para niños, y a las 20, un Vía Crucis desde la Plaza San Martín hasta el mástil municipal. El Sábado Santo, a las 21, Vigilia Pascual. El Domingo de Pascua habrá misas a las 8, 10, 19 y 20.30.

San Isidro
Las principales celebraciones presididas por el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Vicente Ojea, serán el Jueves Santo, con la Misa Crismal a las 9.30 en la catedral de San Isidro. El Viernes Santo, el pastor acompañará el Encuentro de “Pascua Joven”. El Sábado Santo, monseñor Ojea presidirá la misa de la Vigilia Pascual en la catedral de San Isidro.

Santiago del Estero
En la diócesis de Santiago del Estero, las actividades de la Semana Santa se centrarán en la catedral Nuestra Señora del Carmen. El Jueves Santo se celebrará un Vía Crucis a las 9 y, a las 20.30, tendrá lugar la misa de la Cena del Señor. El Viernes Santo, a las 20, se celebrará la Pasión del Señor y el Sábado Santo, a las 21, comenzará la Vigilia Pascual, seguida de la misa de Gloria. El Domingo de Pascua, a las 8.30, 11 y 19 se celebrarán misas y, a las 20.30, el obispo de Santiago del Estero, monseñor Francisco Polti, presidirá la celebración eucarística central y dará la bendición apostólica.

Eparquía ucrania
Las celebraciones de la Semana Santa estarán centradas en la catedral Ucrania Santa María del Patrocinio (Ramón Falcón 3960, Buenos Aires). El Jueves Santo, a las 19, se llevará a cabo la celebración de la Divina Liturgia Pontifical de San Basilio Magno por monseñor Daniel Kozelinski, administrador apostólico de la eparquía. El Viernes Santo, a las 10, tendrá lugar el canto de los XII Evangelios de la Pasión y luego la procesión y exposición del Santo Síndone (Plashchanytsia). El Domingo de Pascua, a las 11, el prelado presidirá la celebración de la Divina Liturgia Pontifical.

Eparquía Armenia
La catedral armenia católica Nuestra Señora de Narek (Charcas 3529, Buenos Aires) celebrará el Jueves Santo con la ceremonia del Lavatorio de Pies y la misa cantada, a las 19. El Viernes Santo, a las 19, se rezarán las vísperas y tendrá lugar un Vía Crucis comunitario. El Domingo de Pascua, a las 11, se celebrará la misa cantada y se bendecirá la casa parroquial.

Eparquía Maronita
La catedral de San Marón (Paraguay 848, Buenos Aires) celebrará el Jueves Santo, a las 19, la misa de la Cena del Señor. El Viernes Santo, a las 19, se realizará la ceremonia de adoración de la Santa Cruz. El Sábado Santo, a las 19, se celebrará la misa del Perdón. El Domingo de Pascua se celebrará, a las 11, la misa cantada, y a las 19, la misa rezada.

Zárate-Campana
El obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, presidirá, el Jueves Santo, a las 19, una misa con la celebración del lavatorio de pies, que tendrá lugar en la co-catedral de la Natividad del Señor. El Viernes Santo, a las 16.30, el prelado estará presente en la celebración de la Pasión del Señor en la iglesia San Manuel Mártir, de la Lonja. A las 21, la ciudad de Campana vivirá el Vía Crucis, que será guiado por monseñor Sarlinga. La vigilia de Resurrección, del Sábado Santo, comenzará a las 20, en la catedral Santa Florentina. El Domingo de Pascua, el pastor presidirá la misa a las 10.30, con las Hermanas de la Madre Teresa de Calcuta, y los ancianos, en el Hogar de la Paz y la Alegría, en Zárate.

Concordia
Las celebraciones del triduo pascual en la catedral San Antonio de Padua (Urquiza 622), de la diócesis de Concordia, comenzarán el Jueves Santo, a las 20, con la misa de intitución de la Eucaristía. El Viernes Santo, a las 16, se llevará a cabo la celebración de la Pasión y Muerte del Señor. La vigilia de Resurrección, del Saábdo Santo, comenzará a las 21. El Domingo de Pascua, a las 7.15, se celebrará una misa que será transmitida por radio y, la celebración eucarística de las 10 será transmitida por televisión. También se celebrarán misas a las 19 y 20.30. +

Volver al sumario

===================================================================

Triduo pascual en la catedral de Buenos Aires

Buenos Aires, ABR 04 (AICA):
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, presidirá las principales celebraciones de la Semana Santa en la catedral metropolitana.

Mañana, Jueves Santo, a las 10, la misa crismal en que bendecirá los santos óleos y renovará las promesas sacerdotales el clero porteño, mientras el Sábado Santo presidirá la solemne Vigilia Pascual.

La misa de la Cena del Señor será presidida mañana, a las 19, por el obispo auxiliar, monseñor Raúl Martín, quien repetirá la ceremonia del lavado de los pies y conducirá el Santísimo Sacramento, para facilitar la adoración.

Lavatorio de los pies en la villa 1-11-14
Mañana, a las 17, el purpurado porteño realizará el tradicional lavatorio de los pies de doce jóvenes que intentan recuperarse de la adicción a las drogas, con la mirada puesta en su reinserción social, en el Hogar de Cristo “Don Bosco”, emprendimiento de los sacerdotes de la parroquia Santa María Madre del Pueblo, en la villa 1-11-14 (Matanza 2781 y avenida General Fernández de la Cruz al 2000, en el barrio porteño del Bajo Flores).

Misterios luminosos y visita a las siete iglesias
El Viernes Santo se rezarán los misterios luminosos del Rosario a las 16, 17 y 18, mientras que a las 20.15, 21.15 y 22.15, seminaristas guiarán la tradicional visita a las siete iglesias. Confesiones de 17 a 24. Ese día el templo permanecerá abierto de 8 a 24.

Vía Crucis
El Viernes Santo, se hará el vía crucis a las 10.30, 11.30, 12.30, 13.30, 18.30, 19.30 y 21 en el interior del templo. A las 17, el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Vicente Bokalic Iglic, presidirá la solemne acción litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor.

En tanto, a las 20.30, se realizará el tradicional Vía Crucis de la Ciudad desde la Plaza de los Dos Congresos hasta la Plaza de Mayo, que encabezará el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Eduardo García, junto con la imagen del Cristo del Gran Amor. El cardenal Bergoglio hará la meditación final.

El Sábado Santo, a las 10, monseñor Bokalic Iglic presidirá la entrega de los santos óleos a las parroquias de la Vicaría Centro, y a las 22, será la solemne vigilia pascual en la Catedral, oportunidad en la que el cardenal Bergoglio bendice el fuego nuevo y el cirio pascual, hace el anuncio pascual, se leen las lecturas bíblicas, canta el Gloria y se renuevan las promesas bautismales. Ese día habrá confesiones de 9 a 12 y de 17 a 21.30. El templo permanecerá abierto de 9 a 24.

El Domingo de Resurrección del Señor, a las 11.30, el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Enrique Eguía Seguí, presidirá la solemne misa pascual. También habrá misas a las 10 y a las 13. En tanto, la misa bautismal será a las 18, presidida por monseñor García.

Informes: (011) 4331-2845 / 4345-3369, correo electrónico info@catedralbuenosaires.org.ar o en la página web www.catedralbuenosaires.org.ar .

El triduo pascual
El Jueves Santo, a partir de la misa vespertina de la Cena del Señor, comienza el triduo pascual, que continúa durante el Viernes de la Pasión del Señor y el Sábado Santo, tiene su centro en la Vigilia Pascual y acaba con las Vísperas del domingo de Resurrección.

El triduo Pascual es la etapa más solemne de la Semana Mayor de los cristianos y en él se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

El Jueves Santo se celebra la misa de la Cena del Señor, con el recuerdo de la institución de la Eucaristía y del sacerdocio, y se realiza el gesto del lavatorio de los pies. Ese día por la mañana se celebra también la Misa Crismal en la catedral, en la que el obispo del lugar bendice los Santos Óleos y los sacerdotes renuevan sus promesas (en algunas diócesis, especialmente las de territorio más extenso, esta misa se celebra con anticipación para que los sacerdotes puedan llegar a tiempo para presidir las celebraciones de sus comunidades).

El Viernes Santo la cristiandad revive la Pasión y Muerte de Jesús. Ese día no hay misa sino que se medita la Pasión del Señor, con celebración de la Palabra y Comunión y la adoración de la Santa Cruz. Es uno de los dos días del año en el que se debe observar el ayuno y la abstinencia (el otro es el Miércoles de Ceniza).

El Sábado Santo no hay ningún oficio ni culto público. La celebración se realiza por la noche por lo que se la llama “Vigilia Pascual. A partir de ese momento, los cristianos vivirán la alegría de la Resurrección de Cristo, que se prolongará a lo largo de cincuenta días.

La Semana Santa y el triduo pascual culminan el domingo de Pascua y ese día se celebrarán las misas de Pascua de Resurrección. La Resurrección de Jesús constituye el fundamento sobre el cual se asienta y gira toda la vida del cristianismo, por eso es la fiesta máxima de la cristiandad.+

Volver al sumario

===================================================================

El Viernes Santo se realiza la colecta para Tierra Santa

Buenos Aires, ABR 05 (AICA):
Desde hace muchos años la celebración del Viernes Santo está asociada con la urgente necesidad de sostener a los hermanos de Tierra Santa de todos los modos posibles, y de manera particular invocando para ellos la paz que viene de lo Alto: es el sentido de la Colecta del Viernes Santo.

Con este motivo todos los obispos del país han recordado a los fieles este deber de socorrer a los cristianos que viven en la tierra de Jesús.

En Buenos Aires la Comisaría de Tierra Santa de los padres franciscanos que tienen a su cargo desde hace siglos la custodia de esos santos lugares, distribuyó unos carteles con la consigna: “Los cristianos de Tierra Santa te necesitan y confían en ti”.

Llamado del cardenal Leonardo Sandri
El cardenal argentino Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, dirigió recientemente una carta a todos los obispos del mundo en vista de la colecta a favor de Tierra Santa que se realiza el Viernes Santo. La carta tiene el propósito de sensibilizar a toda la Iglesia en favor de Tierra Santa para que se promuevan iniciativas especiales de oración y caridad fraterna en favor de los cristianos de Jerusalén, Israel y Palestina, así como de los países circundantes.

“El Hijo de Dios hecho hombre –comienza la carta-, después de atravesar la Tierra Santa para anunciar el Reino y de confirmar la palabra con prodigios y signos, subió a la Ciudad Santa para inmolarse. Desde entonces, todo cristiano se encuentra a sí mismo en aquella Ciudad y en aquella Tierra. Esto es posible porque todavía hoy los pastores puestos por el Señor Jesús reúnen allí a los hermanos y las hermanas en la fe, para celebrar a Aquél que ‘hace nuevas todas las cosas’”.

“La Congregación para las Iglesias Orientales recuerda a los obispos la constante petición del papa Benedicto XVI para que sea generosamente sostenida la misión de la Iglesia en los Lugares Santos. Es una misión específicamente pastoral, pero al mismo tiempo ofrece un encomiable servicio social a todos sin distinción. De esta manera, crece la fraternidad que abate las divisiones y las discriminaciones para inaugurar siempre de nuevo el diálogo ecuménico y la colaboración interreligiosa. Esto constituye una admirable obra de paz y de reconciliación, tanto más necesaria hoy, preocupados como estamos, con el Santo Padre, ‘por la población de los Países que están sufriendo tensiones y violencias, en particular Siria y Tierra Santa’”.

“El Viernes Santo de este año parece expresar aún con más viveza las necesidades de los pastores y de los fieles, encerrados en medio de los sufrimientos de todo el Medio Oriente. Para los discípulos de Cristo, las hostilidades son el pan de cada día que alimenta la fe y, a veces, hace resonar el eco del martirio con toda su actualidad. La emigración cristiana se agudizó por la falta de paz, que tiende a debilitar la esperanza, transformándose en el miedo de encontrarse solos ante un futuro que no parece existir, si no es como abandono de la propia Patria”.

“Tenemos el deber de devolver a estos cristianos el patrimonio espiritual que hemos recibido de su milenaria fidelidad a la verdad de la fe cristiana. Podemos y debemos hacerlo con nuestra oración, con lo concreto de nuestras ayudas, con nuestras peregrinaciones.

“El Año de la Fe, en el 50º aniversario del Concilio Ecuménico Vaticano II, nos aportará motivos especiales para mover nuestros pasos hacia la Tierra Santa. El próximo Viernes Santo, alrededor de la Cruz de Cristo, nos sentiremos unidos a estos hermanos nuestros: la soledad que alguna vez se hace presente con fuerza en sus existencias sea vencida por nuestra fraternidad”.

Las obras realizadas con la colecta de 2011
Se publicó también un informe elaborado por la Custodia de Tierra Santa en el que se detallan las obras realizadas gracias a la colecta de 2011.

Se ejecutaron numerosos trabajos de restauración y mantenimiento de santuarios, iglesias y conventos de los Santos Lugares, por ejemplo en Belén, Jerusalén (Getsemaní, Santuario de la Flagelación, entre otros), Jaifa, Magdala y el Monte Tabor. Otros trabajos tuvieron como finalidad mejorar la recepción de los peregrinos.

Una parte importante de los fondos se destinó a obras en favor de los jóvenes en forma de becas para estudios universitarios, ayudas a pequeñas empresas, construcción de viviendas, escuelas y espacios deportivos para los niños.

Las familias, las comunidades parroquiales y los pobres constituyen otros destinatarios de las subvenciones, que también favorecen a instituciones culturales.+

Volver al sumario

===================================================================

El Card. Bergoglio pide no ignorar a los “débiles” de la Ciudad

Buenos Aires, ABR 04 (AICA):
El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio SJ, pidió no ignorar a los “débiles” de la Ciudad, en su saludo pascual difundido a través de emisoras de radios y canales de televisión.

“Nos amó y por amor se hizo débil y con su debilidad cura mi debilidad, tu debilidad”, recordó.

El purpurado porteño llamó: “Dejate querer por Él, mostrale tu debilidad para que te haga fuerte y no ignores, cuando vas por la Ciudad, tantos rostros de hombres y mujeres débiles y que también necesitan de tu mirada”.

El mensaje del primado argentino, que puede verse estos días en varios canales de TV, fue producido por el Centro Televisivo Arquidiocesano.+

Volver al sumario

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *