AICA-ABRIL 2015

 

Miercoles 1 Abr 2015 | 10:02 am

« Volver
alt

José María Castiñeira de Dios ver más

Buenos Aires (AICA): El poeta y escritor José María Castiñeira de Dios cumplió el 30 de marzo, 95 fecundos y juveniles años. Con este motivo, el Club Gente de Prensa publicó una conceptuosa nota firmada por su presidente, Jorge Rouillon, en la que manifiesta el honor de contar entre los socios del Club a una personalidad con una extensa trayectoria en el periodismo y académico honorario de la Academia Nacional de Periodismo.

El poeta y escritor José María Castiñeira de Dios cumplió el 30 de marzo, 95 fecundos y juveniles años. Con este motivo, el Club Gente de Prensa publicó una conceptuosa nota firmada por su presidente, Jorge Rouillon, en la que manifiesta el honor de contar entre los socios del Club a una personalidad con una extensa trayectoria en el periodismo y académico honorario de la Academia Nacional de Periodismo. 

La nota de Rouillón alude al extensísimo curriculum vitae de Castiñeira de Dios, en el que se menciona la gran “cantidad de actividades que emprendió, cargos que desempeñó, libros que escribió, en su fecunda trayectoria de vida, desde su Tierra del Fuego natal hasta la ciudad de Buenos Aires donde se asentó, donde tuvo como maestro de escuela y de vida al poeta Leopoldo Marechal, donde formó su familia y donde vive desde hace décadas en el mismo departamento de Aráoz 2730, planta baja, poblado de libros, de fotos con personalidades, de recuerdos de viaje. Y donde cada Navidad continúa la costumbre familiar, iniciada con su esposa al casarse en 1946, de hacer en un patiecito un pesebre con figuras que fueron reuniendo a lo largo de la vida y que a esta altura son 170. 

José María Castiñeira de Dios 
Nació en Ushuaia, provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, el 30 de marzo de 1920. Casado en 1946 con Elena González Corbacho (falleció el 21 de junio de 2012) con quien tuvo dos hijos: José Luis y Elena. 

Su fecunda labor literaria fue reconocida y premiada en diversas ocasiones. En 1938 recibió el Primer Premio de poesía en los Juegos Florales Nacionales de Bahía Blanca; en 1942/43, el Primer Premio de Literatura de la Municipalidad de Buenos Aires por su primer libro de poesía “Del Ímpetu Dichoso”. 

En 1980 fe acreedor del premio del concurso nacional del diario Clarín “Los poetas cantan a sus patrias chicas”, con motivo del Sesquicentenario, con su “Oda Filial a Tierra del Fuego”; en 1984, Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores; en 1993, recibió los premios “José Manuel Estrada” de la Iglesia Católica Argentina y “Leonardo Castellani” de la “Exposición del libro católico”; en 2003, Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores y en 2004, Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina para la Poesía. 

Entre 1952 y 2014 publicó 25 libros, entre ellos nueve de temas religiosos: “El santito Ceferino Namuncurá”, “Testimonio Cristiano”, “De las cosas que pasaron cuando nació Nuestro Señor Jesucristo”, “Celebración del Santísimo Sacramento del Matrimonio y Cantos de Amor a Elena”, “De los tiempos del Eclesiastés”, “Poesía Religiosa”, “Cántico del Gran Jubileo”, “Poesías Navideñas”, y “Don Orione en la conciencia social de los argentinos. Un hombre del pueblo para el pueblo”. 

En el campo periodístico Castiñeira de Dios fue, de 1943 a 1955 director literario y artístico de la revista trimestral de arte “LYRA”; de 1942 a 1944, editor y director de la revista literaria “Huella”; de 1953 a 1955, editor y director de la revista trimestral de turismo “4 Rumbos”; de 1948 a 1950, jefe del departamento de prensa y publicidad del Banco Central de la República Argentina; de 1960 a 1961, director de publicaciones de Editorial Haynes; desde 1942, colaborador en los diarios Cabildo, Tribuna y Democracia; en 1982, director del diario “La Voz” y en 1994, académico de la Academia Nacional de Periodismo. 

Además de una destacada actuación en el campo de la educación, ocupó importantes cargos en la función pública, entre otros, de 1950 a 1952, fue subsecretario de Cultura de la Nación y simultáneamente, director general de Cultura del Ministerio de Educación, presidente de la Comisión Nacional de Cultura y presidente del Instituto Nacional Sanmartiniano. 

En 1973 fue Secretario de Estado de Prensa y Difusión de la Presidencia de la Nación; de 1989 a 1991, director de la Biblioteca Nacional y de 1991 a 1994, Secretario de Cultura de la Nación. 

Entre las numerosas distinciones recibidas, se destacan las de Caballero de la Orden de Isabel La Católica, condecoración otorgada por el gobierno de España, y Caballero de las Artes y las Letras, condecoración otorgada por el gobierno de Francia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *