Agrimensura de la psique

Escuadra de agrimensor y su uso (Toponorte)

Una entrada reciente de nuestra ciberamiga Jennifer Delgado en su acogedor blog Rincón de la Psicología: ‘¿Normales o extraños? Cuando perdemos de vista la esencia’ nos recuerda la notable profusión actual de estudios de raigambre epidemiológica y asociación estadística sobre temas de psicología y salud mental. No abundaremos aquí sobre la comprensión y la explicación como categorías de acercamiento a los fenómenos ni sobre las metodologías cuantitativas y cualitativas de investigación (nótese como se pone feo el párrafo de sólo mencionarlos).

Uno de los elementos predominantes del discurso de la modernidad es que, si deseamos conocer algo sobre determinado ente, todo lo que necesitamos hacer es medirlo. Y tal parece que nos hemos tomado al pie de letra dicho apotegma. No se puede soslayar la importancia relativa de cualquier aproximación al conocimiento: de hecho, mientras más estrambóticos y peregrinos sean los trabajos de investigación sobre la psique, suelen tener más difusión y consumo masivo, pero tampoco se puede extraviar veleidosamente la perspectiva. No podemos sino rescatar la pregunta final del post de Jennifer que impone reflexión: “¿por qué nos empeñamos en hacer una ciencia exacta de algo cuya riqueza proviene precisamente de su subjetividad?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *