Afinar la mente

wendy mcmurdo

En los últimos años, las técnicas de exploración cerebral han permitido examinar los beneficios cognitivos derivados del estudio y práctica de la música. La enseñanza de un instrumento musical desde edades tempranas mejora la capacidad del cerebro para procesar sonidos. Pero los beneficios de esa gimnasia auditiva van más allá: ayudan a mantener la concentración durante otros procesos de aprendizaje en los que interviene el oído (por ejemplo, durante una clase). Además, la capacidad para apreciar las sutilezas en el tono y el tempo ayuda tanto a niños como a adultos en el estudio de otras lenguas.
Recientemente, Nina Kraus, de la Universidad Northwestern, y Bharath Chandrasekaran, de la Universidad de Texas en Austin, analizaban en Nature Reviews Neuroscience los beneficios de la educación musical y comentaban sobre la preocupante tendencia a eliminar la música de los planes de enseñanza estadounidenses. Según ellos, de manera similar a como el ejercicio físico ayuda a mantener el cuerpo en forma, la música entrena las cualidades auditivas. Por ello, sería deseable considerar el papel que la música juega en el desarrollo del individuo. Más aún cuando se trata de un objetivo que no requiere grandes recursos económicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *