Afganistán: Decenas de muertos durante protesta por quema de Corán

Afganistán:

Decenas de muertos durante protesta por quema de Corán

Varios miles de manifestantes asaltaron la sede de la ONU en Afganistán, protestando por la quema de un ejemplar del Corán en una Iglesia de EU.

Clérigos afganos convocaron la manifestación, en la norteña ciudad de Mazar-i-Sharif, después de ver imágenes y un video en Internet que fueron publicadas por el propio pastor estadounidense, Terry Jones.

El asalto resultó en la muerte de aproximadamente 20 personas, entre empleados y civiles manifestantes, en la ciudad afgana de Mazar-i-Sharif, luego de que el pasado 20 de marzo, el pastor protestante Wayne Sapp quemara un ejemplar del Corán en una iglesia de Florida junto al pastor Terry Jones, que el año pasado hiciera una controversia por su intento de quemar el Corán.

En aquella ocasión, el presidente de EE.UU., Barack Obama, y el general David Petraeus, advirtieron que los planes de Jones presentaban una amenaza contra la seguridad nacional.

Juicio al Corán.

Seis meses después, el pastor Jones retomó su plan original y convocó «el día del juicio internacional contra el Corán» para el domingo 20 de marzo.

Los medios recibieron varios correos electrónicos y dos llamadas de colaboradores de Jones informando de la convocatoria del acto, así como una vez realizado este, un video y fotos que muestran la quema, pero por decisión editorial se optó por no cubrir el evento.

Manifestaciones

Miles de personas se concentraron frente a la sede que la misión de la ONU en el país (UNAMA) tiene en la ciudad, la más importante del norte afgano, lanzar proclamas y posteriormente apedreando e incendiando las instalaciones.

Durante la protesta, los manifestantes terminaron por arrebatar las armas a los guardas de seguridad y comenzaron a disparar. Tras irrumpir en el edificio, prendieron fuego a las instalaciones, de acuerdo con el portavoz de la policía Lal Mohamad Ahmadzai, informó EFE.

«Confirmamos que hay miembros del personal de la UNAMA entre los muertos. La situación todavía es confusa», afirmó en un comunicado un portavoz de la organización en el país, Dan McNorton.

Wayne Sapp, quemó un ejemplar del Corán en una iglesia de Florida con motivo del aniversario del 11 de septiembre.

La acción de Sapp ha desencadenado una ola de condenas entre las autoridades del mundo islámico, entre ellas la del presidente afgano, Hamid Karzai, quien calificó lo sucedido como un «crimen contra una religión» y pidió un castigo judicial contra Sapp.

Manifestaciones en Nimroz (suroeste) y la tranquila Bamiyán (centro) se originaron luego de la acción de Sapp, pero la más numerosa tuvo lugar en la ciudad occidental de Herat, donde miles de personas se echaron a las calles y gritaron proclamas contra Estados Unidos antes de dispersarse pacíficamente.

Fuentes oficiales habían afirmado que los muertos de la UNAMA eran ocho, pero más tarde el portavoz afgano de Interior, Zemaray Bashari, dijo que en realidad murieron siete empleados y cuatro manifestantes, y que 24 civiles más sufrieron heridas, pero en el transcurso del día estas cifras habrían aumentado hasta un veintena de víctimas mortales.

Las fuerzas de seguridad afganas se han hecho con el control de la zona y han abierto una investigación sobre los hechos que se ha saldado con la detención de al menos cuatro manifestantes.

Fuentes: Christian Post – Christian Science Monitor – AJS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *