Acerca de la Iglesia – Historia de la Iglesia En Sudamérica

Ya en 1841 hay registros de que un misionero fue enviado hacia Sudamérica. Más tarde, en 1851 los Élderes Rufus Allen y Parley P. Pratt viajaron a Valparaíso, Chile, para iniciar la predicación. Estos misioneros no lograron establecer la Iglesia, ni tener conversos o realizar reuniones públicas, debido a la falta de conocimiento del idioma español y a la guerra civil que en esa época había en Chile. Después de tres meses regresaron a Lago Salado.

Fue en 1925 que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Díasse estableció en forma definitiva en Sudamérica. Tres misioneros fueron enviados desde Utah a Buenos Aires para abrir la Misión Sudamericana.

El 6 de diciembre de 1925, embarcados en el Voltaire llegaron al puerto de Buenos Aires los Élderes Melvin J. Ballard del Consejo de los Doce Apóstoles y Rulon S. Wells y Rey L. Pratt de los Setenta.

En 1923 se habían mudado a Buenos Aires dos familias de conversos de Alemania, los Friedrichs y los Hoppe. Estas familias escribieron a la cabecera de la Iglesia en Utah solicitando la venida de lo misioneros. Estas dos familias alemanas, más algunos amigos y familiares que ellos ayudaron a convertirse a la Iglesia, constituyeron la primera congregación de mormones en América del Sur.

Los misioneros establecieron la primera Casa de Misión en la calle Rivadavia 8972, Buenos Aires, donde se efectuaron las primeras reuniones públicas. Alternaron sus actividades de predicación en Liniers donde vivían los Friedrichs, Dock Sud donde residían los Biebersdorf, primeros conversos de Buenos Aires y Lanús, donde vivían los Kullick, también conversos.

El día 12 de diciembre de 1925 se efectuó el primer servicio bautismal en el Río de la Plata, en Dock Sud. Con un grupo de miembros activos y varias familias interesadas en conocer la Iglesia, los misioneros se prepararon para realizar la reunión de dedicación o apertura de Sudamérica para la predicación del Evangelio Restaurado de Jesucristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *