Abu Ayub Suleiman ibn Yahia. Selomoh ben Gabirol. Avicebrón

Malagueño-Andalusí-Sefardí. Conocido en la historia como el de “carácter fuerte y agrio”. Huye de Málaga acusado por un grupo de intolerantes musulmanes. Se refugia en Zaragoza y allí es expulsado (herem) por los intolerantes de la comunidad judía. Demasiada libertad, demasiada heterodoxia para unos y otros. Fue acusado de exceso de arrogancia… Era un hombre libre. Fue grande. Sus palabras son siempre para pedirlas prestadas.

“De gritar mi garganta se ha secado
la lengua al paladar se me pega,
y de tanto dolor y tanto duelo
mi corazón palpita incontrolado.

Ha crecido mi angustia y ha cesado
De conceder el sueño a mis pupilas.
¿Cuánto habré de esperar y cuánto tiempo
he de quemar mi saña como brasa?

¿Acaso es poco estar entre una gente
que piensa que mi izquierda es mi derecha?
Sepultado, más no en el cementerio,
Que en mi morada está mi propia caja.

Doliente estoy, aislado y miserable;
Solitario, no tengo ni hermano ni amigo,
Salvo el pensamiento.
En mi sangre mis lágrimas derramo.

Y en mi vino mis lágrimas destilo.
Soy temido por foráneo y extranjero,
Me asiento en un concierto de avestruces
Entre tanto taimado y tanto necio (…)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *