A Cristo por Francisco

A Cristo por Francisco

La humildad, la cordialidad, la desafectación, el buen humor, devolver bien por mal y la paz se instalaron en la vidriera del mundo en que se convirtió el Vaticano el 13 de marzo cuando Jorge Mario Bergoglio fue elegido papa de la Iglesia Católica. Los valores que encarna este sacerdote porteño convertido en el jefe espiritual de 1.200 millones de católicos del planeta concuerdan con lo que Pulso Cristiano informó de él a través de una nota de mi amigo y colega César Dergarabedian, y por la descripción que hiciera el pastor y teólogo Norberto Saracco a Pulso Cristiano hace más de tres años. El estilo de a pie de un hombre que no se ha dejado embaucar por el consumismo, su cercanía con la gente que sufre y la espiritualidad de un dirigente que se despide de todos con un “recen por mí” y que ora y lee la Biblia con fervor alimentan mi entusiasmo. Y el de los incrédulos también, como los miles de periodistas –raza de escépticos si la hay- que jamás aplaude a nadie, pero que sí lo hicieron en seis oportunidades durante su primera conferencia de prensa. Nadie se hace seguidor de Cristo por un Papa nuevo, pero la sencillez de un dirigente que se despojó de los símbolos de la vanidad eclesiástica enaltece el nombre de Cristo. La exhortación a los cardenales católicos a proclamar “a Jesucristo” para que la iglesia no se transforme “en una ONG piadosa” y sí en “la iglesia, la esposa del Señor” fortalecerá la fe de los católicos más devotos y mucho de los nominales seguramente querrán conocer al Cristo de Francisco. En un país donde más del 70 de la población se reconoce católica, las palabras de José “Pepe” Caballero, otro querido amigo y colega, tal vez estén más cerca de cumplirse: “Si en la Argentina va a ver un avivamiento será a través de la Iglesia Católica”. La tarea en el Vaticano no será sencilla: deberá ordenar una iglesia desacreditada por los escándalos financieros y sexuales. Quien quiera criticarlo tal vez debiera preguntarse antes si es capaz de imitar su conducta. El “padre Jorge” le ha devuelto la esperanza al mundo y a la Argentina le bajó un cambio. No seamos los cristianos evangélicos censores de la felicidad ni guardianes de la fe. Recordemos, con humildad, la palabra de Dios a través del profeta Isaías: “Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!”.

David Kohler

 

 

El papa Francisco que yo conocí

“Discúlpenme, pero debo irme. El último subte (metro) pasa antes de las diez de la noche y debo tomarlo”. Un pequeño grupo de pastores evangélicos escuchó la frase de su colega católico romano y lo despidieron respetuosamente, agradeciéndole su presencia. Yo estaba al costado de la escena, en el atrio del teatro Avenida, en el centro de Buenos Aires, y escuché con sorpresa el diálogo. Salí entonces detrás del sacerdote, vestido con su habitual ropa negra, y lo seguí hasta que lo vi descender las escaleras del andén norte de la estación Lima de la línea A de subterráneos de Buenos Aires y cruzar un molinete, como cualquier pasajero. La escena sucedió el 21 de septiembre de 2004 y su protagonista fue Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, y que el 13 de marzo de 2013 fue electo como Papa. Bergoglio, desde ese día Francisco, había concurrido al teatro Avenida a un acto por los 200 años de actividades de las Sociedades Bíblicas Unidas. Y en los años posteriores a ese hecho, mantuvo esa costumbre de viajar en el “metro” de Buenos Aires, según me contaron varios conocidos en común. Antes de ese episodio de 2004, conocía de la humildad y austeridad del flamante Pontífice gracias al testimonio de Marcelo Figueroa, por entonces director de la Sociedad Bíblica Argentina, y en especial por mi madre, Martha, quien en los años posteriores a ese acto en el teatro Avenida estableció una relación fraternal con Bergoglio, por su labor como presidenta de la SBA. En su casa en Buenos Aires, ella tiene una foto con “Jorge”, como le dice afectuosamente desde hace varios años. Ambos compartieron muchos encuentros de oración en el despacho del nuevo Papa en Buenos Aires. Incluso, el cardenal la invitó a exponer ante todos los obispos católicos sobre la Biblia en una reunión de la Conferencia Episcopal Argentina en un centro de retiros espirituales en las afueras de Buenos Aires. Gracias a esa relación con Figueroa y con mi madre, el 23 de febrero de 2007, Bergoglio visitó las oficinas de la SBA, en la calle Tucumán en el Centro porteño, donde mi padre Roberto trabajó hasta su muerte en 1973 y donde yo pasé muchas tardes de mi infancia. Era la primera vez que un representante máximo de la Iglesia Católica visitaba la sede de la entidad. Como muestra del vínculo fraternal que existía en ese momento, el cardenal quiso conocer a todo el personal de la entidad en su lugar de trabajo. Bergoglio dialogó con cada uno de los empleados de la sucursal Buenos Aires de la SBA sobre su vida, y especialmente sobre la tarea que desarrollaban en la Sociedad Bíblica. Finalmente, con todo el personal reunido, el cardenal dirigió unas palabras de aliento y reconocimiento por la misión de la SBA, para luego dar su bendición y orar a favor de todos los presentes, según me contó mi madre. Por mi trabajo como co-editor de Pulso Cristiano, compartí en los últimos 9 años varias actividades con el nuevo Papa, como las celebraciones del día de la Biblia. Siempre me sorprendió su humildad y perfil bajo. Por ejemplo, el 25 de septiembre de 2006, en el acto realizado en el Teatro de la Comedia, en el Barrio Norte porteño. La hora de la convocatoria ecuménica era las 19.00. A esa hora, ni un minuto más ni menos, Bergoglio ingresó al recinto y se sentó en la segunda fila de asientos, acompañado por sus obispos auxiliares. La mayoría de sus colegas evangélicos que estuvieron en el acto llegaron en la media hora posterior. Bergoglio y sus obispos permanecieron durante todo el acto, que se prolongó por algo más de dos horas, y luego conversaron con los asistentes en la antesala del teatro, sin ningún tipo de séquito que los rodeara.

 

 

Un cardenal de rodillas ante pastores

 

Entre esos recuerdos personales hay uno muy especial: el 19 de junio de 2006, en el estadio Luna Park de Buenos Aires, en el “Tercer encuentro fraterno de la comunión renovada de evangélicos y católicos en el Espíritu”. Yo estaba a un costado de la plataforma central del estadio, colmado por unas 7 mil personas. Bergoglio había participado como uno más de la actividad, compartiendo tiempos de oración con un joven evangélico en medio de la multitud. Cuando subió al escenario invitado por los organizadores, hubo largos aplausos de bienvenida, aunque un pequeño grupo empezó a cantar tímidamente “Olé, olé, olé, olé, Jesús, Jesús”. “¡Qué lindo ver que no nos tiramos piedras, que no nos sacamos el cuero! ¡Qué lindo ver que nadie negocia en el camino de la fe!”, afirmó Bergoglio, con un fervor desconocido en este hombre habitualmente tímido ante las multitudes. “(El Espíritu Santo) nos amasa en la unidad, nos arremolina como iglesias reconciliadas en la diversidad”, proclamó el entonces cardenal. Luego, Bergoglio se arrodilló y el pastor Carlos Mraida, de la Iglesia del Centro, de Buenos Aires, oró “por el cardenal, quien se ha presentado como un hermano más pero que tiene una responsabilidad extraordinaria”. Mraida, pastor de la iglesia bautista más antigua de la Argentina, definió a Bergoglio como “una de las voces proféticas de la Nación”, y pidió a Dios en referencia al cardenal: “Inúndalo de sabiduría de lo alto”. Y agregó: “cancelamos todo poder de maldición sobre él”. Entre otros acompañaron a Mraida en la imposición de manos sobre la máxima autoridad de la Iglesia Católica Romana Jorge y Silvia Himitián y Ángel Negro, de Comunidad Cristiana. La última vez que lo vi a Bergoglio antes de su elección papal fue el 28 de noviembre de 2012, en la celebración de los 10 años del suplemento “Valores Religiosos” del diario porteño Clarín. En esa ocasión, se refirió a la importancia de ¨tender puentes¨ en la sociedad y destacó en ese sentido el esfuerzo de la publicación para lograrlo. “En 10 años, Valores Religiosos nos ha enseñado a ser un poquito más amorosos” entre las confesiones, destacó el cardenal primado en aquello ocasión, y luego recordó un episodio en el que junto al rabino Daniel Goldman bendijeron juntos al hijo de un matrimonio entre un judío y una católica. Que esa vocación fraternal ilumine su papado, para construir un mundo mejor para todos.

César Dergarabedian

 

Entidades e iglesias evangélicas argentinas saludan la elección del papa Francisco

 

Entidades evangélicas argentinas saludaron a la Conferencia Episcopal Argentina y a la comunidad católica del país, con motivo de la elección de Jorge Mario Bergoglio como el papa Francisco. Lo hicieron la federación ACIERA, la Confederación Evangélica Bautista Argentina, la Asociación Bautista Argentina (ABA), la ex diputada nacional Cynthia Hotton, y las Mujeres de Fe Monoteísta, entre otras organizaciones. ACIERA expresó: “El saludo abarca el significativo hecho de haberse decidido la confirmación de un nuevo líder tras la renuncia de Benedicto XVI, como así también, que la decisión fue finalmente por Jorge Bergoglio, con quien directivos de ACIERA entablaron una relación cordial y de respete como arzobispo de Buenos Aires y oportunamente presidente de la Conferencia Episcopal Argentina por dos períodos. Oramos a Dios por sabiduría y gracia en virtud de tan alta responsabilidad”. La ABA afirmó: “Como argentinos y cristianos valoramos su designación y comprometemos nuestras oraciones a Dios para que le ilumine en estos nuevos tiempos. Quiera el Señor guiarlo a un diálogo fraterno entre la Iglesia Católica y las demás expresiones de la fe, a un trabajo de cooperación que interprete los sufrimientos del mundo como campo común de misión, a una fe solidaria y una Iglesia que sirva al mundo en nombre de Jesús y de su Reino”. Hotton aseguró: «Como cristiana, puedo dar fe de la amplitud y el compromiso ecuménico del nuevo Papa. (Bergoglio) era tan sencillo que me pedía que rezara por él. Era tan sencillo que me comentaba que le gustaba leer las citas del libro ‘Las reflexiones de un hombre simple’, escrito por mi padre (Arturo Hotton). El cardenal leyendo a mi padre… Y no sólo eso. Todos los años participaba del encuentro entre católicos carismáticos y evangélicos en el Luna Park”. Las Mujeres de Fe Monoteísta saludaron “a toda la grey católica acompañándola en la alegría de la elección de Francisco I. Al mismo tiempo eleva una oración para que pueda cumplir con su importante y difícil misión. Es también nuestro deseo poder seguir el camino por él trazado de diálogo y reconciliación”.

 

 

Obispo metodista pide que el Espíritu Santo aliente al nuevo Papa al “diálogo” entre cristianos

 

El obispo de la Iglesia Metodista Evangélica Argentina, pastor Frank de Nully Brown, expresó en una carta dirigida al papa Francisco que su elección “es culminación de un largo ministerio pastoral que has desarrollado en tu Iglesia y donde siempre estuvo presente el diálogo con otras tradiciones cristianas de las cuales formamos parte”. Luego de comprometerse a tenerlo “presente en las oraciones en nuestra iglesia”, el obispo metodista pidió que “el Espíritu Santo continúe alentando a través de tu ministerio el dialogo entre hermanos cristianos a fin de dar un testimonio de unidad y mutuo compromiso por la paz, un testimonio que es imperioso dar a fin de contribuir a sanar heridas y dar esperanza a los pueblos”.

 

 

Otras expresiones evangélicas ante la elección del papa Francisco

 

La Alianza Evangélica Mundial (WEA) expresó a través de su secretario general Geoff Tunnicliffe su más “cordial felicitación” a Jorge Mario Bergoglio. “Francisco asume el liderazgo de la Iglesia Católica en una época llena de grandes retos y a la vez un momento de grandes posibilidades de ver y escuchar de nuevo la obra de Dios en las comunidades cristianas de todo el mundo”, apuntó la WEA, que resaltó la opinión del pastor pentecostal argentino Norberto Saracco, quien destacó las “buenas relaciones” mantenidas entre los pastores porteños con Bergoglio durante su etapa como arzobispo de Buenos Aires. Saracco describió al nuevo Papa como “un hombre de oración y un partidario de la Sociedad Bíblica”. La Alianza Evangélica Italiana también hizo público un comunicado mostrando su “respeto” por la elección del Papa. Destacó que Bergoglio viene de un país en el que ha cambiado en los últimos años la configuración religiosa de la población, con un fuerte ascenso de los evangélicos, como en otros países en Sudamérica, que ha conllevado un descenso del catolicismo. La entidad observó que “en sus primeros actos públicos, Francisco mencionó a la Virgen y visitó la basílica mariana para rezarle. ¿Esta será la senda en la que marcará su papado? Los evangélicos seguimos instando a todos a la oración única y exclusivamente a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y a nadie más”. Jaume Llenas, secretario general de la Alianza Evangélica Española, expresó sus “mejores deseos y saludamos su talante dialogante expresado en el pasado”, y a la vez “reconocemos los tremendos desafíos de su pontificado”.

Elogios de Palau para el nuevo pontífice

El predicador argentino nacionalizado estadounidense Luis Palau describió al periódico digital Christianity Today que “el papa Francisco es un hombre centrado en Jesucristo, que lee la Biblia y ora a diario”. Sobre su carácter, Palau dijo que es “afable y espiritual, y siempre está pidiendo a los demás que oren por él”. Destacó además que es un hombre de “convicciones firmes”, como demostró en diferentes etapas en su obispado en Buenos Aires, y que su trayectoria demuestra que es “un constructor de puentes”. Palau enfatizó que comparte la fe con Bergoglio a pesar de las diferencias doctrinales y espera que las relaciones entre católicos y evangélicos se suavicen en América bajo el nuevo liderazgo papal. “Podemos estar de acuerdo en la esencia del evangelio: la divinidad de Jesús, su nacimiento virginal, su resurrección, y la segunda venida”, apuntó Palau.

Fuentes: Pulso Cristiano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *