9 razones para reconciliarnos con la Creación

Pedro Walpole, presenta nueve aspectos básicos relacionados con la Doctrina Social de la Iglesia para analizar la reconciliación con la Creación. Los aportes fueron dados a conocer en un encuentro con profesionales y profesores católicos de la Diócesis de Purwokerto, Indonesia, que contó también con la presencia del obispo Juliano Kemo Sunarko, SJ.

Hoy tenemos una gran cantidad de argumentos científicos, pero nos falta la conversión moral -el compromiso de ser moralmente responsables-. Tenemos las respuestas técnicas a muchas de nuestras preocupaciones pero nos falta el cambio en nuestros comportamientos. Necesitamos decisiones valientes y establecer alianzas, aunque a veces no son fáciles de llevar a cabo. Necesitamos principios que nos guíen. Necesitamos la conversión y el valor de actuar de un modo diferente para poder participar en un nuevo modo de desarrollo para todos. Asegura Walpole.

Para Walpole, la crisis financiera y el uso especulativo de los recursos están contribuyendo a la inestabilidad social. “Sin la caridad y la verdad, no vamos a tener un verdadero desarrollo humano. Es posible que tengamos desarrollo económico, pero no desarrollo humano” (Benedicto XVI en Caritas in Veritate). Los escritos del Papa condensan la tradición de la Doctrina Social de la Iglesia que nos mueve a compromisos concretos. Al mismo tiempo, nos desafía a encontrar el rostro del Creador en la Creación de hoy, un retorno a la experiencia mística del libro de la naturaleza, que hoy en día se encuentra bajo el dominio de la ciencia. Asegura.

Aquí las nueve razones para reconciliarnos con la creación

1. La paz y las conexiones con la ecología

El Papa Benedicto XVI ve la ecología de la naturaleza, la ecología humana y la ecología social, interactuando necesariamente juntas para que podamos tener una respuesta integrada. En el cuidado del medio ambiente, él sostiene dos criterios: la libertad responsable y el bien común. Se trata de buscar estilos de vida, o cómo organizamos nuestras sociedades, de modo que todos trabajemos según estos principios. Él dice que la casa de la familia humana es la tierra. Cuando el ser humano se considera ser supremo, es necesario que “exhibamos frente a la naturaleza la misma libertad responsable que reivindicamos para nosotros”. Este es el contexto de la paz.

2. La conversión a un imperativo moral

Nuestro mundo necesita una “conversión ecológica” (Arzobispo Celestino Migliore, observador permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas en Nueva York, EE.UU., en octubre de 2006). Tenemos que comprender la urgencia y la importancia de que todos somos responsables de proteger el medio ambiente más allá de nuestros estudios sobre el medio ambiente y el desarrollo. Esto es lo que llamamos un imperativo moral subyacente.

3. El cambio de comportamientos y de estilo de vida

Sólo las leyes no cambian nuestra actitud. Se trata de un cambio de comportamiento que surge del compromiso personal. Debemos cambiar nuestros hábitos de consumo además de que debemos exigir una mayor transparencia pública.

4. Decisiones valientes y alianzas

Se nos pide dar un “SI” decisivo para proteger la creación; y un compromiso fuerte para invertir las tendencias que conducen a las situaciones de degradación irreversible. Tenemos que saber los límites que no debemos traspasar.

5. Principios rectores de la gestión ambiental

La doctrina social católica apoya los principios del “patrimonio común de la humanidad”, “la responsabilidad del Estado”, “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, “equidad intergeneracional e intrageneracional.” El principio de “responsabilidad de proteger” tiene que ser fortalecido como esencial para buscar la seguridad global y en última instancia para la protección de los derechos humanos.

6. Modo de desarrollo

El sometimiento al desarrollo tecnológico no es garantía de que se esté al servicio del bien común, pues podemos obtener beneficios económicos pero descuidando los requisitos para lograr el desarrollo humano.

7. Uso especulativo de los recursos financieros

La crisis financiera ha surgido por una especulación abusiva. Esto debe evitarse, ya que “cede a la tentación de buscar únicamente un beneficio a corto plazo, sin tener en cuenta la sostenibilidad a largo plazo de la empresa, sus beneficios a la economía real y la atención a la promoción, en modo adecuado y oportuno, de nuevas iniciativas económicas en los países necesitados de desarrollo”.

8. El desarrollo humano integral en la caridad y la verdad (Caritas in Veritate)

Nuestra relación con Cristo es fundamental para recorrer el camino de la responsabilidad social y la responsabilidad de la creación. Tal fidelidad es la “garantía de la libertad (cf. Jn 8,32) y la posibilidad de un desarrollo humano integral.” Es a partir de esta base como podemos rechazar “el fundamentalismo del libre mercado y la polarización simplista de éste frente a un gran intervencionismo del gobierno como solución”. Necesitamos una nueva inspiración que promueva el cambio personal y la transparencia en nuestros sistemas económicos y sociales que informe nuestras acciones por la justicia, el bien común, y la integridad de la creación.

9. Rostro del Creador en la Creación

Redescubrir el rostro del Creador en la Creación y comprender las responsabilidades que surgen de esta relación, desarrollando la dimensión ética de este estilo de vida. Tenemos que encontrar tanto la ocasión de conversión como la estrategia para hacer ese cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *