45 años de historietas que dejaron su marca en la cultura argentina

Nacido en Salta un 9 de noviembre de 1948, Carlos Loiseau, o Caloi, como lo conocían sus lectores, se dedicó profesionalmente a la historieta desde los 18 años. Sus inicios los vivió con la revista humorística Tía Vicenta. A partir de ahí, publicó historietas en Panorama, Siete Días, Satiricón y Primera Plana, entre otros medios.

Una de sus carreras más largas fue con este diario. En 1968 empezó a publicar en Clarín y desde 1973 se convirtió en el autor de la tira diaria Clemente, su personaje más famoso. Como la Mafalda de Quino y el Inodoro Pereyra de Fontanarrosa, el Clemente de Caloi traspasó las barreras del género para convertirse en parte de la cultura argentina. En 2004, Clemente fue nombrado Patrimonio Cultural de la ciudad de Buenos Aires. Cinco años más tarde, el honor le tocó a su autor, nombrado en 2009 Ciudadano Ilustre de Buenos Aires.

Clemente llegó también a las pantallas en forma de programa de televisión dirigido por Caloi y emitido por Canal 13 entre 1982 y 1989. «Caloi en su tinta» fue otra de sus incursiones en la TV. Desde el programa hablaba de cortometrajes de animación, de historietas, de ilustraciones y de humor.

El que fuera premio Konex de las artes plásticas en dos ocasiones (1982 y 1992) tuvo además la fortuna de ser el padre de otro historietista, Juan Matías Loiseau, más conocido como Tute. Con otro estilo y el mismo talento, Tute se ha convertido por derecho propio en otro referente de la historieta nacional.

Caloi exploró también el mundo del cine con el cortometraje animado «Las invasiones inglesas» (1970). Sus dibujos ilustran muchas campañas publicitarias y fue el creador del león del Club Atlético River Plate en 1986. Este jueves había estrenado el largometraje de animación Anima Buenos Aires, dirigido por María Verónica Ramírez, su mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *