¿Te echo una mano?

¿Le acosa un problema difícil? Según un estudio publicado en línea en el Personality and Social Psychology Bulletin del 11 de febrero del pasado año, existen más probabilidades de éxito si se resuelve un problema en favor de otra persona. Los investigadores solicitaron a 137 estudiantes que se imaginasen, bien a sí mismos, bien a un desconocido, atrapados en una torre. A continuación debían idear alguna forma para escapar sin más ayuda que una cuerda que no alcanzaba el suelo. De los probandos que se vieron como un desconocido en la torre, el 66 por ciento halló la solución (deshacer la cuerda longitudinalmente en dos cabos, y anudarlos), frente al 48 por ciento de quienes se imaginaron a sí mismos en la difícil situación. Uno de los autores, Evan Polman, de la Universidad de Nueva York, afirma que si objetivásemos nuestros problemas como si afectaran a otra persona, encontraríamos mejores soluciones para resolverlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *