¿QUIEN ES AMMA? -MAESTROS ESPIRITUALES

Sri Mata Amritanandamayi, cariñosamente llamada Amma (que quiere decir «Madre Divina»), es mundialmente admirada como una de las líderes humanitarias y espirituales más sobresalientes. Con su visión holística, Amma trabaja sin descanso nutriendo a personas y comunidades con sus actividades espirituales y proyectos sociales.

Amma es una «Mahatma» o «maestra realizada», el más alto grado de santidad en vida.

Amma no pertenece formalmente a ninguna religión. «El amor no tiene limitaciones de clase social, religión, raza o nacionalidad», explica.
Amma cree que todas las religiones son senderos legítimos, y jamás le pide a alguien que deje sus creencias, sino que por el contrario, los incentiva a profundizar más en su camino.
Amma está aquí para restaurar nuestra perdida herencia espiritual, independientemente de la religión que profesemos o aunque carezcamos de ella. Todos los procedimientos que emplea son caminos para recordarnos la Divinidad y para embebernos de esa Presencia, la cual constituye también nuestra verdadera naturaleza.
Amma suele decir: «Utilizadme como una escalera hacia vuestro propio Ser Divino».
Amma enseña a sus discípulos a amar a los demás, y que el verdadero servicio desinteresado debe constituir una parte fundamental de sus prácticas espirituales. Así, su enseñanza se traduce también en proyectos humanitarios que ayudan a los más desfavorecidos de la sociedad, y ha creado numerosas obras caritativas como hospitales, consultorios, cocinas abiertas, viviendas, pensiones para mujeres sin recursos, orfanatos, escuelas y centros de enseñanza superior en las que el objetivo es el desarrollo de la persona humana en todas sus dimensiones.
Amma apoya a las víctimas de catástrofes como el tsunami del océano Índico, el terremoto en Cachemira y el huracán Katrina, entre otros. Las fundaciones de Amma llegan para construir viviendas, proporcionar ayuda médica y, sobre todo para ofrecer consuelo.
El desinteresado mensaje de amor que transmite, con gran simplicidad y con una profunda sabiduría, ha conseguido inspirar a miles de personas de toda clase y condición social. Su misión consiste en transmitir un mensaje de amor universal a través de sus obras sociales y del contacto directo a través de su abrazo. A su «ashram» (monasterio) de Amritapuri en el estado indio de Kerala, llegan hasta 25 mil peregrinos en un solo día y ella los abraza en sesiones (darshan) de más de diez horas. Darshan significa ver o experimentar la presencia de una persona santa. Amma viene a compartir su amor, con toda humildad y con gran ternura. Ella toma a cada uno individualmente en su regazo, al tiempo que recibimos las bendiciones de su abrazo divino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *