¿Qué mira ese robot?

A partir de la edad de 12 meses, los niños siguen la mirada de quienes están cerca, un comportamiento instintivo que les permite aprender por observación. Ahora bien, ¿seguirían la mirada de cualquiera? En un estudio publicado en Neural Networks, Andrew Meltzoff, psicólogo en la Universidad de Washington, verificó si los niños pequeños le seguían la mirada a un robot de aspecto humanoide. Un grupo de niños de 18 meses observó a un experimentador que simulaba jugar con un robot móvil, mientras que a otro grupo se le presentó un robot idéntico, aunque estático. Trece de los 16 niños que observaron la interacción del humano con el robot siguieron con la mirada al androide cuando se dirigía hacia un juguete. Solo tres de los niños que no observaron el juego con el robot, también lo hicieron. Al parecer, los pequeños están sumamente pendientes de la información social, la cual utilizan sin cesar para actualizar su percepción de los demás… Lo bastante para confundir un trozo de metal con un ser pensante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *