¿Es el dinero la respuesta para todo?

¿Es el dinero la respuesta para todo?

Fragmento del libro de Randy Morrison

«Cómo evitar que los acreedores lleguen a su casa.»

La última parte del versículo de Eclesiastés 10:19 dice, “dinero responde por todo”. Ahora yo te pregunto, ¿Sirve el dinero para todo? Salomón escribió esto y debemos recordar que mucho de lo que escribió fue basado en el escepticismo. Si sacamos este versículo de contexto podemos llegar a una conclusión errónea.

El dinero puede servir para todo en el reino material. Pero el dinero no puede resolver problemas matrimoniales, no puede comprar el amor de tus hijos, no puede sanar un corazón quebrantado, y a veces, todo el dinero del mundo no puede comprar nuestra salud. Al contrario de la creencia popular, el dinero no puede comprar la felicidad.

Es un hecho que en el mundo necesitamos dinero. Lo necesitamos para funcionar en este planeta. Pero necesitamos más que dinero. Si tenemos dinero y no tenemos sabiduría, no resolveremos los problemas de la vida.

Algunas personas pasan casi todo el tiempo que están despiertas pensando en el dinero. La mayor parte de dichas personas piensan que todo lo que necesitan es más dinero. Quiero desafiar esta manera de pensar. Ellos no necesitan más dinero, necesitan más sabiduría para administrar el dinero que tienen.

Creo que los creyentes deben orar pidiendo sabiduría en lo que se refiere a las finanzas, más que creer que Dios los va a sacar de sus crisis financieras. De hecho, puede ser peligroso ser sacado de una crisis financiera. Tú puedes salir de una crisis financiera rápidamente, pero si no aprendiste nada sobre la obediencia y la responsabilidad, tu ignorancia hará que vuelvas a un problema mayor.

He visto esto con muchas personas que tienen dificultades financieras. Reciben un aumento de sueldo y en vez de administrar este aumento, lo gastan. Todo lo que esto hace es crear un déficit mayor que el que tenían antes. Más dinero no es siempre la respuesta a las dificultades financieras.

¿Cuál es tu oración?

Creo que los creyentes deben orar pidiendo sabiduría en lo que se refiere a las finanzas, más que creer que Dios los va a sacar de sus crisis financieras. De hecho, puede ser peligroso ser sacado de una crisis financiera. Tú puedes salir de una crisis financiera rápidamente, pero si no aprendiste nada sobre la obediencia y la responsabilidad, tu ignorancia hará que vuelvas a un problema mayor.

He visto esto con muchas personas que tienen dificultades financieras. Reciben un aumento de sueldo y en vez de administrar este aumento, lo gastan. Todo lo que esto hace es crear un déficit mayor que el que tenían antes. Más dinero no es siempre la respuesta a las dificultades financieras.

“Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que la pida a Dios, y la recibirá, porque él la da a todos generosamente, sin exigir nada en cambio.” Santiago 1:5

Quiero que notes que la Biblia no dice aquí que si a alguien le falta dinero, se lo debe pedir a Dios. Creo que en lo que respecta a las finanzas, la sabiduría es mejor que recibir dinero milagroso.

¿Por qué digo esto? Porque la sabiduría es la capacidad de aplicar el conocimiento que ya tienes de maneras prácticas. La sabiduría es el sentido común en acción. Es la capacidad de prever lo que va a pasar y prepararse para ello. El dinero puede solucionar todos los problemas materiales que enfrentamos. Sin embargo, si no tenemos sabiduría para administrar el dinero que ya tenemos, no retendremos ese dinero para pagar nuestras necesidades materiales.

Más preciosa que el dinero…

En la economía de Dios, la sabiduría siempre tiene un valor más alto que el dinero. Así que no creas a los que hablan del camino fácil de vivir declarando que el dinero es la respuesta para todo. La mayoría tratan de que pienses que todo lo que necesita es más dinero. Otra vez permítame desafiar esta manera de pensar. Lo más probable es que no necesites más dinero; lo que necesitas es sabiduría para manejar los recursos que ya tienes.

“¡Feliz el hombre que encontró la sabiduría y el que obtiene la inteligencia, 14 porque ganarla vale más que la plata y ella rinde más que el oro fino! Es más preciosa que las perlas y nada apetecible se le puede igualar. En su mano derecha hay larga vida, y en su izquierda, riqueza y gloria. Sus caminos son caminos deliciosos y todos sus senderos son apacibles. Es un árbol de vida para los que se aferran a ella y los que la retienen son felices.” Proverbios 3:13-18

¿Notaste lo que Dios dijo aquí? La sabiduría claramente tiene más valor que el dinero. Cuando tenemos sabiduría, tendremos todo el dinero que necesitamos. La Biblia declara que hallar sabiduría es más provechoso que la plata. En otras palabras, tener sabiduría es mejor que tener plata en nuestras manos.

Note también que en el versículo 15, la Biblia declara que ni lo más deseable se puede comparar con la sabiduría. Esto es lo que dice la Biblia. ¿Por qué es así? Porque cuando tenemos sabiduría tenemos la respuesta a cada situación. Al tener sabiduría, nunca nos faltarán las herramientas necesarias para actuar sabiamente en todas las situaciones.

Con la sabiduría de Dios podemos entender los tiempos financieros en los que vivimos. Creo que la sabiduría de Dios nos permitirá ver oportunidades que otra gente no ve. Cuando vemos oportunidades que nadie más ve, podemos prosperar. Cometemos el error de poner en primer lugar la búsqueda del dinero en lugar de hacer que en primer lugar esté la búsqueda de la sabiduría.

Estos versículos también dejan claro que la sabiduría es algo que debemos abrazar y debemos retener (versículo 18). La sabiduría no viene a nosotros por la fuerza. Debemos ser diligentes en nuestra búsqueda y debemos decidir obtener sabiduría. Por eso he escrito este libro. Quiero que la gente tenga sabiduría para enfrentar y vencer los desafíos financieros de la vida. Las emociones y las promesas vacías no te preparan para enfrentar desafíos financieros, pero la sabiduría sí lo hará. Que tu prioridad sea la sabiduría.

Herramientas para la vida diaria

Viviendo Con Sentido Común con Randy Morrison

__._,_.___

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *