¿Cómo se fabrica una bruja?, de JJ López Ibor

«Los pueblos tienen sus mitos. (…) Don Quijote fue un hidalgo manchego, pobre en bienes materiales, rico en ideales y en afán de combatir por ellos. Sobre Don Quijote han llovido los diagnósticos psiquiátricos; unos han hablado de paranoia, otros de esquizofrenia, etcétera. Pero «él» se ha mantenido rebelde a cualquier etiqueta nosológica. Algo hay en Don Quijote que quisiera subrayar. Era loco, pero al mismo tiempo cuerdo. No me refiero al hecho de que recobrase su razón al ir a morir, sino a que en plena locura resultaba prodigiosamente sensato. Ahí se ve la genialidad de Cervantes. No se trata de que don Quijote fuese loco y Sancho cuerdo, que uno fuese leptosomático y el otro pícnico, sino de que en cada uno de ellos había locura y cordura,aunque en dosis y modos desiguales. Esto es lo que al psiquiatra interesa, lo que el psiquiatra ve, la convivencia, el diálogo entre cordura y locura, entre razón e insensatez, entre las luces de la razón y los fantasmas de la sinrazón. No existe el loco absoluto. No existe el cuerdo absoluto. Así es el hombre que hace de la vida una aventura abierta entre el mundo de la realidad y el de la posibilidad. Por eso avanza, por eso el hombre es capaz de hacer historia.»

Dr. JJ López Ibor, discurso de apertura, IV Congreso Mundial de Psiquiatría, 1966.

No ha existido época alguna en la historia de la humanidad en que no haya concitado interés la brujería. Entremezclados el rechazo y la curiosidad, en ella y sus alegados cultores se ha proyectado diversidad de encontrados sentimientos humanos, no sólo en relación a lo oculto y lo demoniaco sino también lo sexual y lo femenino: baste recordar la multitudinaria quema de brujas en la era moderna. Este complejo fenómeno antropológico, con sus distintas aristas, no ha desaparecido y no tiene visos, a corto plazo, de desaparecer.

Juan José López Ibor (1908-1991), psiquiatra hispano, luminaria de la psiquiatría en nuestra lengua en el siglo XX, ocupó la presidencia de la Asociación Mundial de Psiquiatría en la década de 1960 y dejó profusa obra dentro del campo de la especialidad -como su clásica La angustia vital- e igualmente fuera de ella.

Dr. JJ López Ibor

En Cómo se fabrica una bruja, López Ibor pasa revista a las concepciones y hechos históricos relacionados con la brujería a lo largo del tiempo y aporta lúcidas interpretaciones de distintos casos desde el punto de vista de la psiquiatría. Explora asimismo fenómenos conexos como el ocultismo, las sectas gnósticas, la licantropía, la histeria, siempre con derroche de erudición e impecable donosura en el lenguaje.

Nuestro conspícuo colega Favio Vega, impenitente hurgador de la Internet en pos de bibliografía para su blog Docencia en Psiquiatría, nos ha alcanzado gentilmente con ocasión de ser hoy el Día de las Brujas, este atesorable documento que no queremos guardar para nuestro solo deleite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *