¡Circuitos!

El Dr. Tom Insel, jefe del National Institute of Mental Health en los Estados Unidos, publicó hace unos meses un interesante artículo de divulgación en Scientific American, titulado: Faulty Circuits.

La claridad expositiva del autor no debe engañarnos: él no pretende circunscribir la enfermedad mental a lo neurobiológico ni a unas cuantas áreas neuronales desarregladas. No. Él nos quiere introducir en la novedosa y más amplia noción de circuitos cerebrales enredados y desacomodados.

El artículo es diáfano y huelga de más inanes cortapisas.

En un gesto que lo enaltece, como extendiendo una rama de olivo a quienes cuestionan a la psiquiatría por no poseer exámenes auxiliares que corroboren la presencia de determinada enfermedad mental, Insel valora esa atingencia y pronostica que ese día, mediante el afinamiento de la tecnología de neuroimágenes, llegará.

Enternece sí, leer cómo culmina el Dr. Insel su texto: avizorando que a mayor profundización del conocimiento neurobiológico, el estigma de la enfermedad mental aminorará. Ojalá ello bastase, pero como veíamos en una entrada reciente, no necesariamente parece ser así.

Apuntado está: CIR-CUI-TOS. (¿Ok? Dejémonos ya de hablar de disbalance de neurotrasmisores).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *